¡Ya somos más de 700 mil usuarios únicos mensuales!.    Una publicación de hogarstyle.com
Interiores
Artículos de la etiqueta: ambiente

Estilo Zen, lo que debes saber

dormitorio3estilozen.jpg

 

El Zen es un estilo de vida y una disciplina espiritual. Sus raíces místicas y filosóficas se encuentran en las enseñanzas de Buda en el siglo VI A.C. y alcanza su máxima expresión en Japón a mediados del siglo XIII influyendo en la mentalidad y costumbres de dicha cultura.

Este estilo llegó a Occidente a fines del siglo XX enriqueciendo, entre otros, los ámbitos de la arquitectura y la decoración.

La filosofía Zen se basa en la búsqueda de armonía y paz interior a través de acciones simples y toma a la iluminación como elemento central. Para acercarse al Zen con criterio es importante adentrarse en lo profundo de su pensamiento, conceptos y preceptos a través de la simplicidad y adaptarla al diseño de interiores utilizando recursos mínimos, espacios ordenados, colores claros y líneas puras.

El equilibrio se logra con la utilización de pocos objetos, materiales naturales, y la presencia de aromas (detalle propio del Zen). Los colores más adecuados son principalmente el blanco y la gama de los neutros como los grises, ocres y beiges.

Se utilizan fundamentalmente materiales poco industrializados como la madera y la piedra en lugar de los cerámicos. Los muebles deben seguir la máxima simplicidad, de baja altura y de líneas rectas que inviten al orden.

La luz indirecta, con artefactos escondidos, logra ambientes suaves propicios para el descanso. Los objetos decorativos propios de este estilo son austeros, de cristal o madera, y las paredes pueden perfectamente estar desnudas.

La decoración Zen surge como respuesta a la necesidad de encontrar descanso del mundo exterior, retiro de meditación y técnicas espirituales.

Jugando con la iluminación en los espacios comunes

jugar con la iluminacion retama

Las técnicas de iluminación nos proporcionan un recurso ideal para decorar, es importante controlar la luz tanto la natural o la artificial, por un lado las persianas, cortinas o estores nos permiten regular la intensidad del flujo luminoso que entra por la ventana a cualquier hora del día, por otro lado las lámparas y luminarias nos ayudan a conseguir la claridad deseada en la noche o días oscuros.

En primer lugar es importante distinguir entre la luz general de una estancia y los focos de luz puntuales, esto es primordial sobre todo en espacios comunes que van a ser utilizados simultáneamente por varias personas con gustos y aficiones diversas y es que por ejemplo en la sala de estar alguien puede desear leer, mientras otro ve la tele o duerme una siesta, es decir coexisten en tiempo y espacio actividades que requieren de una luz diferente.

Hoy en día eso no es problema, contamos a nuestra disposición con bombillas y pantallas de todo tipo e incluso con reguladores de intensidad, la luz general desde el techo es importante para situaciones en las que nos interesa iluminar de forma homogénea toda la estancia, pero las lámparas de suelo, de mesa o de pared son interesantes para momentos más íntimos.

No se trata de encender todas las lámparas a la vez, sino de tenerlas a nuestra disposición para conectarlas en momentos concretos, especialmente junto a las zonas de asientos, mesas con sillas o sofás es fundamental contar con lámparas cercanas ya que es donde se realizarán aquellas actividades que requieren de iluminación más intensa, leer, trabajar o incluso comer.

En la imagen una propuesta de Retama con iluminación de todo tipo, general, puntual funcional y también decorativa, podemos ver lámparas diversas en la zona de los sofás, que permiten iluminar casi cada asiento de forma independiente, además el cuadro de grandes dimensiones de la pared, se ha resaltado con luz indirecta para crear ambiente, la luz general se puede basar en el uso de halógenos aún a pesar del clasicismo del ambiente.

-->